El Proyecto

El aumento del consumo, la extracción excesiva de agua subterránea  y la degradación de su calidad, vinculados al cambio climático, están produciendo fenómenos mundiales generalizados de agotamiento y contaminación de los recursos hídricos superficiales y subterráneos.

El Proyecto WARBO WATER RE-BORN - Recarga Artificial: Tecnologías Innovadoras para la Gestión Sostenible de los Recursos Hídricos,  fue financiado, en el año 2011, por la Comisión Europea (en el marco del  programa  LIFE +) con el objetivo de estudiar medidas para reducir y controlar el flujo de aguas subterráneas y superficiales. La recarga artificial de acuíferos, de hecho, indicado por el acrónimo de "AR" (Recarga Artificial) y "MAR" (Gestión de la recarga de acuíferos), disminuye el desequilibrio entre la demanda y los recursos disponibles para el uso humano, agrícola, industrial y artesanal  (que requieren de agua dulce), separando la  dinámica del uso competitivo de los recursos hídricos. La restauración de un régimen hidrico compatible, especialmente en las áreas de protección ambiental elevada, debe incluir no sólo los recursos esenciales, sino también el uso para las actividades productivas. La MAR es la mejor metodología para el contraste al desequilibrio  a medio y largo plazo del ciclo del agua, ya que mantiene la armonía con el uso del territorio.
La propuesa WARBO, por tanto,  nace con la idea de promover la recarga natural de las aguas de lluvia a través de la infiltración eficaz en el suelo. El apoyo cognitivo y la metodología para la recarga de las aguas subterráneas, a través de la introducción de las aguas superficiales en los acuíferos durante los períodos de exceso de agua, permite de contrarrestar el agotamiento de los cuerpos hidricos de las aguas internas. Con estos sistemas se lleva a cabo una practica, probada, evaluada y difundida de una metodología innovadora que hoy se aplica sólo a nivel local para la construcción de barreras hidraulicas de  contraste de la cuña salina en algunas zonas costeras.
El proyecto desarrollará una serie de acciones en  sitios piloto que tienen problemas de degradación de la calidad y cantidad de los recursos hídricos, que albergan  ecosistemas  de interés comunitario y que requieren medidas urgentes para luchar contra la escasez de agua, sin alterar el territorio y desarrollando  protocolos correctos de gestión de la recarga. Las dos áreas de prueba son el delta del Po y el Alto Llano Friulano y se aplicarán diversos métodos de recarga artificial para facilitar el almacenaje subterráneo de las lluvias que actualmente drenan hacia las vías fluviales que vierten hacia el mar.
Los métodos y protocolos desarrollados con WARBO serán trasladados a las instituciones,  autoridades competentes y al gobierno, con objeto de proporcionarles sistemas coherentes y fiables para la gestión y protección de los recursos hídricos, establecer un apoyo apropiado a las decisiones en casos de operaciones de socorro y proporcionar orientación para las futuras políticas de desarrollo socioeconómico y la protección del medio ambiente.